Renacimiento de lo Divino Femenino


Este título se refiere al interés que desde hace tiempo ha surgido alrededor de la figura de la Diosa. Un interés que no sólo toca el campo del estudio de la historia de las religiones, sino que, en algunos casos, llega a manifestarse como un verdadero culto.

El término “renacimiento” es utilizado intencionalmente en referencia a aquellas búsquedas y expresiones de espiritualidad que han surgido en el área occidental, más precisamente en Europa y en las poblaciones americanas de origen europeo.

Como veremos, en muchas otras áreas culturales el culto de la Diosa o de las Diosas está todavía vivo y por lo tanto no se podría hablar de renacimiento.

En efecto, actualmente este culto existe en India, Australia y Oceanía, entre los pueblos indígenas de las Américas y los de origen africana en Brasil, en todo el continente africano y en la mayoría de los pueblos asiáticos.

La expresión “Renacimiento de lo Divino Femenino”, en lugar de sencillamente “Renacimiento de la Diosa”, se justifica por el hecho de no querer definir lo divino, o lo sagrado, con una restrictiva elección de género: masculino o femenino.

Divino Femenino subraya una particular sensibilidad, una mirada que busca y que traduce la experiencia de lo Sagrado, del mismo modo que la expresión “Dios” es mirada y traducción a lo masculino y no la experiencia misma.

Tenemos que reconocer que esta búsqueda de lo Divino Femenino ha surgido y es alimentada precisamente por mujeres, mujeres de esta época, protagonistas del gran rescate de lo femenino al que estamos asistiendo y que es una de las señales de los nuevos tiempos y de la futura humanidad libre de violencia y discriminación.

Una nueva sensibilidad que, afortunadamente, también es compartida por muchos representantes del otro sexo.

 


Este gran movimiento de liberación de las monstruosidades que el género femenino ha padecido por milenios no se expresa sólo como lucha por los derechos y la igualdad, sino también como una búsqueda de modelos que no estén contaminados por el predominio del modelo masculino, un clamor que invoca una respuesta, empujado por una profunda y verdadera necesidad.

“Tratemos de imaginarnos un mundo en el que no hay ciudades, máquinas, libros, supermercados con todos sus productos, un mundo sin las masas humanas típicas de las ciudades, sin la tecnología, las ciencias y la comunicación tal como las conocemos…

Del mundo agrestre que resultaría seguimos sacando: las casas, el ganado, los cultivos, de las montañas sacamos a las minas, y con ellas a los herreros, las fraguas, los metales mismos.

En el interior de este reducido grupo humano, dotado de la chispa de la intencionalidad, que vaga en busca de comida, recolectando, cazando, que se ampara en acogedoras grutas, hay dos géneros de seres, ambos sienten el potente impacto de la experiencia que se adueña de ellos cuando son atraídos el uno a la otra hasta compenetrarse…

Potente como los mundos de la noche, en esa compenetración uno de los dos seres acoge al otro en sí, como la gruta. Este ser posee el misterioso poder de las vísceras de la tierra, de la cual se generan otros seres, solo ella sabe cuáles fuerzas se desatan en ese momento…

El misterio del cosmos, de sus ciclos, del nacer, del morir y del renacer aún, vive en ella, día tras día, luna tras luna, estación tras estación, generación tras generación.

Quizás fue ella que se acercó al fuego, lo tomó, lo llevó, lo conservó, reconociendo en él la chispa de la vida.

Quizás fue así, aunque esta mirada ingenua -basada en asociaciones - no nos permite todavía acceder a la profundidad de aquel contacto con lo Sagrado que luego fue plasmado en una imagen, aquella del ser con que mejor se logró representarlo.

Termino esta parte dedicada al pasado con las palabras que, solo 1.850 años atrás, Apuleyo, hace pronunciar a Lucio, lleno de conmoción, al final de sus Metamorfosis:

“¡Tú, santa y sempiterna salvadora del género humano, siempre pródiga de tus gracias a los mortales, tú que das tu dulce cariño de madre a quien se encuentra en la aflicción: no hay día, no hay noche, no hay momento por breve que sea que pasen sin tu protección!

Y siempre tú ayudas a los hombres por mar y por tierra, y alejas las tempestades de la vida y les entregas el socorro de tu derecha, con que desatas los inextricables nudos del destino, y mitigas las tempestades de la Suerte y enderezas el curso funesto de los astros.

Los dioses del cielo te honran, los dioses de los avernos te temen: tú haces girar la tierra, iluminas el sol, sujetas el mundo, tienes el Tártaro bajo tus pies.

Por ti se regulan los astros, las estaciones se renuevan, se alegran los númenes, obedecen los elementos. A tu señal exhalan los vientos, se hinchan las nubes, germinan las semillas, crecen los brotes.

De tus majestades tiemblan los pájaros que vuelan en el aire, las fieras que vagan por los montes, las serpientes escondidas en la tierra, los monstruos que nadan en el mar.

Pero mi ingenio es demasiado débil para cantar tus alabanzas y demasiado pobres mis bienes para ofrecerte dignos sacrificios.

Y no tengo bastante voz para decir lo que siento de tu majestad, y no bastarían ni siquiera mil bocas y mil lenguas ni un eterno incansable fluir de palabras.

Haré lo que sólo puede hacer un hombre piadoso, pero pobre: custodiaré para siempre en la profundidad de mi corazón tu rostro divino, tu santo numen!”

Si con la breve mirada que hemos dirigido al pasado nos hubiera surgido con sorpresa la pregunta ¿qué son después de todo estos últimos 5.000 años de patriarcado frente los 27.000 de predominio de lo femenino?, ahora bien ¿qué son entonces frente al infinito futuro de la humanidad?

Sí reconocemos que hoy “la atmósfera social está envenenada de crueldad, nuestras relaciones personales se hacen cada día más crueles y el trato que se da uno a sí mismo es también cada vez más cruel.

Reconocemos que los grandes miedos del ser humano impiden dar a la vida una dirección querida y con significado. Los temores a la pobreza, a la soledad, a la enfermedad y a la muerte se conjugan y fortalecen en la sociedad, en los grupos humanos y en los individuos…

Pero a pesar de todo… a pesar de ese desgraciado encierro, algo leve como sonido lejano, algo leve como brisa amanecida, algo que comienza suavemente, se abre paso en el interior del ser humano…

En algunos momentos de la historia, se levantará un clamor, un desgarrador pedido de los individuos y los pueblos. Entonces, desde lo Profundo llegará una señal.

Ojalá sea traducida con bondad en los tiempos que corren, sea traducida para superar el dolor y el sufrimiento. Porque detrás de esa señal están soplando los vientos del gran cambio.”

¿Qué función desempeña este enorme interés que desde hace tiempo ha surgido alrededor de la figura de la Diosa en relación al futuro de la humanidad?

Por encima de las reivindicaciones de un pasado y un presente doloroso, parece que en la búsqueda y en el renacimiento de lo Divino Femenino obran aspiraciones hacia un futuro en que todos los seres humanos sean considerados iguales en la diversidad, un futuro en que no existan las guerras exterminadoras de hijos, un futuro en que la Tierra sea una amable protectora y sus pueblos hermanos; un futuro en que haya alegría, amor al cuerpo, a la naturaleza, a la humanidad y al espíritu, y en que no se oponga lo terreno a lo eterno.


REF: Basado en la investigación del humanista, Claudio Micconi

CaTa

|

Comentarios

I really like what you guys are usually up too. This type of clever work and reporting! Keep up the fantastic works guys I've incorporated you guys to my blogroll.
Responder
Right here is the right website for everyone who would like to understand this topic. You know a whole lot its almost hard to argue with you (not that I personally will need to?HaHa). You certainly put a brand new spin on a topic that's been discussed for decades. Great stuff, just excellent!
Responder
I write a leave a response each time I especially enjoy a post on a blog or if I have something to add to the discussion. It's a result of the sincerness communicated in the article I read. And on this post Renacimiento de lo Divino Femenino. I was moved enough to leave a thought ;-) I do have a few questions for you if it's okay. Is it simply me or does it look like some of the comments appear like they are written by brain dead individuals? :-P And, if you are posting at additional places, I would like to keep up with you. Would you make a list every one of all your social pages like your Facebook page, twitter feed, or linkedin profile?
Responder
What's up, constantly i used to check weblog posts here early in the daylight, for the reason that i enjoy to learn more and more.
Responder
Fantastic site. Lots of useful information here. I am sending it to some friends ans also sharing in delicious. And naturally, thank you on your sweat!
Responder
You have made some decent points there. I looked on the internet for more info about the issue and found most people will go along with your views on this website.
Responder

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar